Filtrar por Categorías:


Cómo implementar SCRUM en tus proyectos

Febrero 25

Cómo implementar SCRUM en tus proyectos
SCRUM es una metodología ágil que simplifica cualquier proyecto complejo en pequeñas entregas parciales o “incrementos” de producto (sprints), hasta lograr un entregable que satisfaga completamente las necesidades del cliente. Este estilo de gestión requiere de roles con funciones muy definidas, así como el uso de diferentes tipo de reuniones (eventos) y artefactos específicos como apoyo para cumplir fácilmente con los objetivos planeados.

Anteriormente, fuimos explicando cada uno de estos elementos y  en este artículo resumimos todo esta metodología en una serie de sencillos pasos que ayudarán a implementarla fácilmente en cualquier negocio.

  1. Definir qué se quiere conseguir. Lo primero es hacer un listado de todo lo que el cliente requiere en su producto o desarrollo: características, funcionalidades o requisitos. Esta información es base para realizar el backlog del producto.
  2. Organizar un equipo. Definir las funciones que desempeñarán cada uno de ellos.
    • Alguien que esté en contacto con el cliente y conozca las funcionalidades que se esperan del producto (Product Owner).
    • Un grupo de personas con perfil multifuncional y de auto-organización (no mayor a 9) con las habilidades para desarrollar el producto (Equipo de Desarrollo).
    • Una persona que ayude a que la metodología se aplique correctamente y que elimine cualquier obstáculo que impida al equipo cumplir su objetivo (SCRUM Master).
  3. Organizar por prioridades. SCRUM se trata de simplificar un desarrollo en proyectos pequeños, por lo cual es indispensable trazar una ruta para el desarrollo del producto en sprints o iteraciones. Hecho esto, lo siguiente es convocar al primer evento.
  4. Planificar el primer sprint. Es esta reunión se fija la duración del Sprint, el objetivo del mismo, además de la táctica para lograr el primer incremento en el producto. Los acuerdos de este evento se documentan en un listado de tareas, comúnmente llamado sprint backlog.
  5. Desarrollar y ejecutar. Es momento de realizar todas las tareas planificadas y enfocar los esfuerzos en completar la primera entrega. En esta fase se recomienda hacer una reunión diaria (daily scrum) de 15 minutos, para sincronizar las actividades, definir el plan del día y supervisar que los objetivos se están cumpliendo o no se produzcan cambios.
  6. Revisar los primeros resultados. Terminado el periodo de desarrollo se convoca  a un  Sprint Review, en esta reunión con el Product Owner o Cliente, se presenta lo construido, se hace una demostración de uso y revisa el Product Backlog. A través de la retroalimentación, se definen aspectos a cambiar, para planificar en el siguiente Sprint.
  7. Hacer una retrospectiva del proyecto. Aquí el equipo de desarrollo reflexiona sobre el resultado obtenido, analiza el proceso para determinar las cosas que salieron bien y las que no, con la finalidad de mejorar su proceso trabajo.
  8. Empieza inmediatamente el siguiente ciclo de sprints.

Finalmente el enfoque de esta metodología es iterativo, por lo que este ciclo se repite una y otra vez hasta conseguir el producto esperado. La mayor ventaja de aplicar SCRUM es que en cada sprint existe retroalimentación inmediata, se obtiene aprendizaje importante sobre el producto y considerando la experiencia del sprint anterior es fácil afinar y perfeccionar el proceso. 

Esperamos que el artículo te sea de mucha utilidad y que pronto puedas incorporarlo en tu organización. En Eslabón somos especialistas en brindar soluciones TI a medida de las necesidades de las organizaciones, durante el periodo de desarrollo e implementación, mantenemos un feedback constante con nuestro cliente, por eso nuestros productos cuenta con la mejor funcionalidad y calidad del mercado. Conoce más aquí.

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior