Filtrar por Categorías:


Elementos que conforman la cultura organizacional

Marzo 7

Elementos que conforman la cultura organizacional
La cultura organizacional brinda una identidad sólida a la empresa, aumenta el sentido de pertenencia entre los empleados y explica muchos de los fenómenos que ocurren ahí dentro. Además, esta proporciona las pautas de cómo debe ser el comportamiento y las formas de trabajar o relacionarse diariamente para alcanzar los objetivos de la organización.

Para conformar una cultura esta debe estar integrada de una serie de elementos clave, que funcionan para crear esta “forma de ser” que mantiene cohesionada a la organización, fija rutinas y proporciona pautas de conducta. Los más importantes son:

Fundadores. Usualmente son quienes proponen las primeras soluciones a problemas de la empresa,  definen los principios básicos y objetivos de la organización, todo esto funge como cimientos y modelos a seguir.

Paradigmas. Son los principales fundamentos o lineamientos que conforman el modelo de empresa, con estos se presentan los valores básicos, el propósito esencial de la organización, así como su futuro deseado. Se agrupan  en los siguientes 3 conceptos:

  • Valores: Representan el ideal de lo que deben ser la organización sirven de elementos de integración del grupo, dándole una cierta coherencia a todos los modelos, estructuras y acciones de la organización.
  • Visión: es una herramienta para proyectar el futuro de la empresa, determina a dónde quieren llegar y qué tiene que hacer para poder lograrlo.
  • Misión: responde a 4 preguntas fundamentales quiénes somos, qué hacemos, para quién lo hacemo y por qué lo hacemos,  esta información es la que servirá para definir el propósito.

Rituales. Son las acciones rutinarias entre los miembros de la organización, que se hacen de forma repetitiva y comunican valores clave. Aquí podemos incluir horas de llegada, el almuerzo en la oficina, los comportamientos en las reuniones, los saludos, la atención al público de la empresa, las reuniones sociales o laborales en grupo, etc.

Tabúes. Prohibiciones y temas sobre los cuales no se puede hablar o actuar en una organización.

Mitos. Historias que explican el comportamiento o validan algunas de las prácticas actuales de la empresa, transmiten un mensaje fuerte sobre lo que se valora, pueden  describir también los comienzos o transformaciones de la organización y las hazañas de algunos miembros de la empresa considerados héroes.

Símbolos. Son todos los elementos que representan a la empresa y dicen mucho de sí misma, como la identidad corporativa, logotipo, slogan o lema, la decoración y el mobiliario. Aquí se incluyen además, los elementos que establecen jerarquías u orden de importancia en una organización, como los espacios de estacionamiento, la asignación de oficinas, la vestimenta, los incentivos para ejecutivos de alto rango, etc.

Lenguaje. Hábitos lingüísticos que posee una organización, incluyen palabras técnicas,  jergas o palabras en común.

Estructura. Es lo que define el sistema de trabajo, su organización y funcionamiento: el organigrama, con puestos y jerarquías, los flujos de trabajo, así como el control o la supervisión que se hace para su cumplimiento.

Combinados todos estos  elementos, conforman la esencia de lo que es la empresa, identificarlos y gestionarlos ayudan a hacer más fuerte  la cultura organizacional, ya que como mencionamos en el artículo "¿Qué es la cultura organizacional?" esta no es sólo un sistema de control, si no que funciona de igual forma para integrar y motivar a los colaboradores, además que “permitirá a sus empleados identificarse con ella, desarrollar conductas más positivas y una mayor productividad”.

El objetivo de una cultura organizacional es que cada empleado crea en ella, sea un embajador y la difunda entre los compañeros para motivarlos a ceñirse a los lineamientos y mantener la motivación para alcanzar mejores resultados. 

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior