Filtrar por Categorías:


Modelos de cultura organizacional

Marzo 11

Modelos de cultura organizacional
En la medida que los empleados de una empresa comulguen con la cultura organizacional, es decir que sea aceptada, adoptada y compartida, se obtendrán mejores resultados y será más fácil conseguir el éxito esperado.

La cultura organizacional permite saber con exactitud cómo es una empresa, ya que incluye los aspectos visibles que la identifican como marca  y los intrínsecos que definen su forma de ser y actuar (visión, valores, entre otros). Y aunque cada empresa tiene una cultura organizacional única, de acuerdo a sus características, todas podrían entrar en alguno de los siguientes modelos:

  • Por su orientación.  ¿Cuál es el objetivo más importante qué explica las decisiones y acciones de la organización?
    • Orientadas al poder. Su principal objetivo es encontrar la competitividad empresarial, por eso la mayoría de sus acciones están orientada reforzar la posición de la empresa en el mercado, así como de mantener todo el poder en una sola figura de quien dependerá el crecimiento o éxito.
    • Orientadas a la norma. Buscan garantizar principalmente la estabilidad de la organización y la seguridad en los procesos, por eso se esfuerzan en cumplir estrictamente o al pie de la letra todas las normas establecidas y analizar exhaustivamente los procedimientos.
    • Orientadas a resultados. Son compañías centrada en la eficiencia y optimización de sus procesos y del uso de sus recursos, buscando siempre reducir sus costes y alcanzar sus objetivos a corto plazo.
    • Orientadas a personas. Aquí el eje principal es el talento humano, su captación, su gestión correcta para lograr las metas empresariales y las estrategias para retener a su personal. Son organizaciones que buscan el desarrollo profesional de sus colaboradores, así como procurar su  satisfacción y motivación.
  • Por la forma que se alienta y el grado en que los empleados han integrado a su vida cotidiana la cultura organizacional de su empresa.
    • Fuerte. Los valores y políticas de la organización son firmes, se comparten de forma intensiva para que puedan ser entendidas y aceptados por todos. Esta tiene una fuerte influencia en el comportamiento en el personal, por lo que suele estar comprometido y motivado.
    • Débil. Las normas son impuestas y los empleados poseen poca libertad, la organización suele interesarse poco en su personal, por lo que no busca estimular la motivación ni incentivar el desempeño y productividad de los empleados. Al tener personal poco unido que no comprende los valores y políticas esenciales, se generarán muchos problemas relacionados con la lealtad, la falta de compromiso o el aumento en la rotación de personal.

La implementación de cualquiera de estos modelos de cultura dependerá de la naturaleza de las organizaciones, de los objetivos empresariales y el personal con el que se cuente. Sólo se debe considerar, por ejemplo, al enfocarse en la norma, que es difícil el crecimiento sin asumir riesgos, o que en una orientación al poder puede descuidarse el elemento humano.

El ideal siempre será aspirar a una cultura fuerte, en el que tanto los objetivos, la misión como visión sean suficientemente claros para que se identifiquen con ellos, se comprometan y colaboren unidos en alcanzar las metas.

En Eslabón contamos con una herramienta que puede ayudarte a gestionar a tu personal, transmitir tu cultura y mantener una organización sólida que comunica fácilmente los paradigmas principales (visión, misión y filosofía), roles, funciones y actividades. Te invitamos a conocerla dando clic aquí.

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior