Filtrar por Categorías:


Método americano y japonés de mejora continua

Mayo 13

Método americano y japonés de mejora continua
La mejora continua busca que la mayoría del personal dentro de una organización trabaje de manera enfocada y disciplinada, que sus actividades se realicen de forma ágil y efectiva, para entregar productos o servicios con la mejor calidad y que satisfagan a los clientes de manera rentable.

Las herramientas de mejora continua son métodos o modelos creados para definir buenas prácticas, encontrar debilidades en los procesos, productos o servicios, señalar las áreas de mejora o oportunidad de mayor prioridad, así como planes de acción.

Aunque en la actualidad se pueden aplicar una gran variedad de herramientas (algunas de estas las describimos a detalle en nuestro artículo Modelos y herramientas de mejora continua), existen dos métodos que aún después de cinco décadas continúan siendo los más usados en el mundo, uno americano y otro japonés.

Método americano
Ciclo PDCA es la base de la mejora continua y el método más conocido de todos, recibe ese nombre debido al nombre en inglés de cada una de sus etapas:  

  • “P” del verbo “Plan” o planear: En esta etapa se identifican los procesos a mejorar y se realiza un plan o estrategia.
  • “D” del verbo “Do”, realizar o llevar a cabo. Se ejecutan las acciones necesarias para llevar a cabo el plan.
  • “C” del verbo “Check”, comprobar, analizar o verificar. Se miden los resultados obtenidos. 
  • “A” del verbo “Act”, actuar o hacer algo al respecto, es decir, corregir los errores o fallos que se presentan, además de definir nuevos procesos a mejorar así como operaciones requeridas.

La metodología PDCA funciona para mejorar la gestión, a través del control eficiente de procesos, estandarización de la información y reducción al mínimo de posibilidades de errores. Una vez implementada se busca que se realice ininterrumpidamente de manera cíclica.

Método Japonés
Kaizen, es una herramienta que tuvo su origen en el Japón de posguerra de los años 50 cuando el país estaba colapsado y la industria tuvo la necesidad de incrementar la eficiencia y productividad de los procesos, tomando mucho en cuenta la experiencia de los  trabajadores con los que contaba.
 
Etimológicamente el nombre proviene de la conjunción de dos términos japoneses “Kai”, cambio y, “Zen”, para mejorar, es decir,  el cambio que nos sirve para mejorar, pero no sólo de forma momentánea sino verdaderos cambios significativos. Una cultura de cambio constante para evolucionar o lo que se conoce comúnmente como “mejora continua” 
 
La aplicación del kaizen consiste básicamente de cuatro pasos que conforman su proceso:
 
  • Verificación de la misión
  • Solución del problema o la causa
  • Diagnóstico del problema
  • Mantenimiento de los resultados
 
La idea principal de Kaizen es que una vez que se realizan los cuatro pasos y se obtienen los resultados esperados, se debe proceder a buscar nuevos objetivos que permitan reiniciar el proceso. Realizando esto de manera fluida se garantiza la optimización de los procesos continuidad.

Aunque ambos tienen características en común, se diferencian en la capacidad que el personal tiene para aportar ideas y participar de la toma de decisiones, ya que mientras en el japonés se le da un gran valor a los puntos de vista de los trabajadores, en el americano, si bien se busca el involucramiento y toma de conciencia de estos, el control final en la  implementación es únicamente de directivos.

La automatización de procesos con herramientas TI, como eslabón® que agiliza tareas de gestión de capital humano, sumado a la implementación del método correcto de mejora, permite a las empresas cumplir sus objetivos y aumentar su rentabilidad. 

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior