Filtrar por Categorías:


Ciclo de implementación de un proceso de mejora

Mayo 20

 Ciclo de implementación de un proceso de mejora
Suele decirse que de cualquier esfuerzo de mejora, adquirir el deseo de cambiar, encontrar la correcta motivación y planificar representa solo el 5%  y que el otro 95% está en el  ejecutar el cambio, incluyendo la verificación de resultados, la corrección y  el afinamiento de procesos.
 
Como vimos en “Modelos de mejora continua” la mayoría de estos suelen compartir características en común como son su carácter cíclico, el necesitar del compromiso de todo el personal, el énfasis en el desempeño por objetivos, el requerir de control, evaluación y métricas, pero sobre todo de seguir esquemas similares al momento de implementarse.
 
Dicho esto, te presentamos el ciclo que más suelen repetirse al  implementar un proceso de mejora continua dentro de cualquier empresa:
 
  • Planificación: En esta etapa se fijan metas, objetivos y procesos a seguir ( es decir, el plan) para obtener los resultados esperados. Lo anterior se obtiene respondiendo una serie de preguntas indispensables, como son:
    • ¿Qué es lo que se desea cambiar?
    • ¿A qué se debe cambiar? ¿cómo sería correcto hacerlo? ¿cuál es la norma de calidad?
    • ¿Cómo hacerlo dentro de la realidad de la empresa, considerando las políticas de la organización y todos los requerimientos de los clientes?
  • Ejecución: Aquí se llevan a cabo los procesos incluidos dentro del plan de acción y según el modelo de mejora continua que se esté aplicando. Algo que suele recomendarse antes de la implementación o de realizar cambios de gran magnitud es hacer pruebas piloto.
  • Verificación: Esta fase se mide, da seguimiento a los procesos y se evalúan los resultados, para saber si se lograron los cambios y  objetivos, si se obtuvo la calidad esperada en los productos, servicios o en el desempeño del personal. Es importante transmitir dicha información al fin de que todos conozcan cuáles son sus áreas de oportunidad.
  • Corrección: Una vez recopilada y procesada la información de las evaluaciones, se corrigen los errores y se determina cuáles son los nuevos procesos a mejorar, de esta forma se reinicia el ciclo, permitiendo la continuidad del proceso de mejora.
En resumen, podemos ver que el mejoramiento empieza con un “¿dónde estoy?” y “¿a dónde debería ir?”, luego sigue el desarrollo de un plan realista para llegar a ese lugar, donde se indiquen los cambios necesarios para obtener dicho resultado.
 
La implementación de modelos de mejora contínua es un gran paso para que las organizaciones se encaminen a desarrollar todo su potencial y a desempeñarse hacia el la excelencia, otro igual de importante es impulsar la transformación digital que contribuya a eficientar los procesos y a reducir las posibilidades de errores. En Eslabón contamos con una herramienta que permite simplificar los procesos de gestión de capital humano, aquí encontrarás más información.

Otros artículos:



Artículos recientes

AnteriorAnterior
SiguienteAnterior