Síndrome de Burnout

¿El trabajo te está consumiendo?

 

 

Las jornadas laborales, el trabajo, la presión y la falta de tiempo, son factores que a todos nos llevan a la desesperación. El horario laboral muchas veces no nos da la oportunidad de realizar actividades para distraernos y liberar el estrés, ocasionandonos daños físicos y psicológicos; entre ellos, podemos encontrar el Síndrome de Burnout (el trabajador exhausto).

 

 

burnout 

 

Éste es un problema crónico que se da a consecuencia del agotamiento físico y emocional en el trabajo, el empleado entra en un estado de desmotivación, falta de interés y cambios notables en su actitud y comportamiento:

 

  • Estado de ánimo.- Presenta mal humor e irritabilidad, tiene una actitud negativa y nada le parece.

  • Desmotivación.- Entra en una etapa de desilusión laboral, pierde de vista las metas y objetivos, e ir a trabajar se vuelve una carga.

  • Problemas físicos.- Puede causar tensión muscular, contracturas, problemas en la piel, dolores de cabeza, mareos, problemas gastrointestinales y hasta pérdida de memoria.

 

También te puede interesar: Karoshi, o muerte por exceso de trabajo.

 

Por lo general, el Burnout ataca a personas con horarios laborales prolongados, personas que trabajan muchas horas extra y/o empleados cuyo puesto implica manejo de estrés, por ejemplo: atención al cliente.

 

Otra de las razones por las que los empleados suelen presentar estos síntomas, es a causa de la monotonía, cuando el trabajo deja de presentar motivación, crecimiento o la carga laboral es muy grande. Para las empresas, los turnos y  horarios poco flexibles también traen consecuencias, si los empleados caen en alguna enfermedad crónica como el Burnout, la ineficiencia laboral aumenta y  las metas no se cumplen. También, genera un ambiente de tensión con las personas que rodean a las víctimas de este padecimiento.

 

El Síndrome del exhausto,  suele atrapar  con mayor frecuencia a personas entre los 30 y 40 años de edad, que presentan baja autoestima y dificultad de adaptación. Por otra parte, existen dos tipos de perfiles para sobrellevar esta enfermedad:

 

  • Activos.- Muestran una actitud positiva ante la situación, son condescendientes y educados. Toman la iniciativa y buscan incentivar el cambio afrontando las consecuencias, toman las críticas como oportunidades de mejora.

 

  • Pasivos.- Se enojan fácilmente, reprimen sus sentimientos, emociones, y le dan demasiada importancia a los obstáculos.

 

Para prevenir éste y otros problemas relacionados con el estrés laboral, crea estrategias que ayuden al desarrollo de tus colaboradores, como horarios flexibles, jornadas laborales más cortas, ejercicios antiestrés, capacitaciones, evaluaciones, feedback  y cualquier otra que mantenga a tus empleados motivados y los haga sentir comprometidos con la empresa.

 

También te puede interesar: ¿Trabajo desde casa o en la oficina?

 

¿Quieres recibir más información como ésta? Suscribete y recibe artículos sobre  el desarrollo de personal, reclutamiento y selección, retención de talento y más.